Porqué saber de TODO un poco

martes, 27 de marzo de 2007

3 comentarios  

Yo fui músico de profesión por cerca de 11 años (me retiré hace 2 aprox.), y creo que desde que tengo uso de razón, me creí músico (sin saber que no sabía nada). Tuve en mi niñez la influencia de la música que escuché en mi casa, la cual fue siempre variada pero nunca lo que llamamos los del gremio "abarrote" (cumbias, salsas, norteña, etc... música furiosa).

La mayoría de la música que escuchaban mis hermanos era rock clásico, ya que ellos son todos mucho mayores que yo: el mayor de todos me supera por 14 años y el mayor mas cercano a mí, 7 años. Los más influyente fueron The Beatles, Credence, Led Zeppelin y otros.

Mi papá también contribuyó: Los Panchos, Lola Beltrán, José Alfredo, etc. Pero claro que, pueden adivinar, en mi adolescencia por que lado me incliné... el rock. Ya entrado en práctica, no conocí ni acepté otro tipo de música en mi juventud, y mucho menos, cuando comencé profesionalmente. Mi bandera de entonces: El rock es el único camino al estrellato.

Cuando comencé a cantar y tocar rock, ya era casado, y después de un año de infructuosa carrera ($$$$$$) decidí colgar las teclas......oops. El teclado pues, ya que era lo que yo tocaba en ese grupo. Al conocerse la noticia de mi deserción, el dirigente de un grupo que tocaba de TODO, incluyendo abarrote en bailes, me ofreció trabajo...... y buena paga.

Entonces le entré al abarrote y al verdadero conocimiento de la música. Conocí verdaderos músicos, teóricos y prácticos, verdaderas eminencias del gremio. Y claro, comprendí que no sabía nada de nada, ni de música ni de como tocarla.Comencé a dominar todos los géneros y su ejecución, y eso me dió más trabajo, más dominio de mi destino como músico, y más placer al hacerlo. Fue tan importante dominar cualquier ritmo que me permitió lograr mi sueño: aparecer en televisión nacional y tocar conciertos masivos. Misión cumplida.

Cuando yo solo creía en el rock, criticaba a los demás géneros sin conocerlos, y por eso, ahora me siento un idiota (pues lo fui), por hablar de cosas que no conocía, y además condenarlas. Y ahora con conocimiento de causa, puedo evaluar los géneros musicales por su dificultad, aportación, colores, ritmos, energía, etc.No soy una eminencia, pero sé ahora más de lo que hablo cuando un guaripudo critica el rock. Tanto, que me evito criticar su música y me limito a preguntarle, donde estudió teoría musical y le pido que toque algo para que me enseñe a hacerlo.

Así funciona en todos los aspectos de la vida. NO PODEMOS CRITICAR ALGO QUE NO CONOCEMOS. No podemos hablar de política si no nos informamos de ello (...paso...lo más que puedo), no podemos criticar a los católicos si nunca hemos leído y aprendido de sus tradiciones y su biblia, ni a los musulmanes si no hemos leído el corán. Lo mejor de todo es que aprendemos a identificar con quien se puede hablar de cada tema: con los que están informados.

Y así, aunque deja de ser divertido, cada vez más evito la discusión con el desinformado.Cuando nos empapamos del conocimiento, o lo intentamos, aprendemos de todo y de todos, y nos volvemos más tolerantes, más comprensivos, y más dueños de nosotros mismos. Además sabemos de que nos hablan los demás y no nos defendemos a oscuras.

La invitación es a no criticar, juzgar, o satanizar al prójimo sin conocer de que nos habla. No hace daño el conocimiento. Nos acerca a los demás, y nos une a ellos. Es la herramienta para crear esa sinápsis social que hace falta.

¿EXISTE EL ESCEPTICISMO DE IZQUIERDA?

domingo, 25 de marzo de 2007

3 comentarios  

Para inaugurar los articulos de mi blog he elegido un tema comprometedor, sobre todo porque involucra directamente mi punto de vista con el de personas a las que respeto mucho. Pero mi confianza se ve sostenida por esa mutua ansia de escudriñar las mentes ajenas. No me detendré a profundizar sobre que es el escepticismo, ya que hay otros blogs que lo han hecho con suma maestría, entre ellos el llamado Sentido Común de Juan Carlos Bujanda. En resumen, sabemos todos que el escéptico duda de todo, y llega a aceptar solo aquello que que se sustenta en pruebas logradas por medio del método científico.

Los escépticos de izquierda, buscan y encuentran solo las pruebas que sustenten su argumento, y no aceptan ni escuchan las pruebas que lo refutan, atentando con esto contra el método científico. El detalle está, en que se dicen escépticos, y al no cumplir con todas las reglas del método científico, quedan descartados como tales. Aunque tal vez encuentren argumentos a su favor con su propio método pseudocientífico.
Mi llamado es a declararse tal y como somos, a respetar la bandera que llevamos sobre nosostros. Si somos escepticos, no podemos tener fe ni siquiera en la izquierda, ni en la derecha, ni en nada similar, debemos poner a prueba nuestros argumentos y el de los demás, aunque tengan nuestro mismo color (tricolor, blanquiazul o amarillo).
Tal vez las historias de nuestros antepasados revolucionarios no son tan ciertas, tal vez esas personas ni siquiera eran dignas de dirigir nada contra nadie. Mejor veamos al presente y al futuro dentro de nosotros mismos. Hagamos la revolucion de adentro hacia afuera. Con escepticismo, podremos darnos cuenta en que estamos mal y en que están bien nuestros antagonistas. Esto útlimo lo digo con conocimiento de causa (el tema sirve para desarrollarse en otro artículo).
Espero que en adelante seamos más certeros en llamarnos escepticos de izquierda... o ateos socialistas.

Una nueva conexión

3 comentarios  

Este blog está inspirado en el ejercicio neuronal logrado por las sinapsis, que son las conexiones en las terminales neuronales en nuestro cerebro. Al nacer, tenemos cerca de 1000 billones de sinapsis y un adulto puede haber logrado quedarse con 500 ó 100 billones. Como se aprecia, hemos desperdiciado algunas, y las que quedaron representan todas aquellas cosas que aprendimos y forzaron su existencia al ser utilizadas para el proceso de dicho aprendizaje.

La buena noticia es que tal y como se dice, el cerebro responde al ejercicio al igual que los musculos, y si lo "obligamos" puede generar nuevas sinpasis, logrando superarnos a nosostros mismos en nuestro PODER SINAPTICO.

Este blog espera ser un tipo de sinapsis entre nosotros los seres humanos, donde se comparta el ejercicio de aprendizaje, de cultura general,...... de CONOCIMIENTO. Así, podremos agregar un grano de arena a este reloj de la existencia del Homo Sapiens, y hacer valer el derecho de ser llamados así.

Sean bienvenidos todos, sin importar edad, color, nacionalidad, tamaño, religión, ni número de sinapsis, ya que cada uno puede tener esa sinpsis única que nos falta a todos.